martes, 16 de diciembre de 2014

#poema27 Far West


Pedro Salinas

¡Qué viento a ocho mil kilómetros!
¿No ves cómo vuela todo?
¿No ves los cabellos sueltos
de Mabel, la caballista
que entorna los ojos limpios
ella, viento, contra el viento?
¿No ves
la cortina estremecida,
ese papel revolado
y la soledad frustrada
entre ella y tú por el viento?
Sí, lo veo.
Y nada más que lo veo.
Ese viento
está al otro lado, está
en una tarde distante
de tierras que no pisé.
Agitando está unos ramos
sin dónde,
esta besando unos labios
sin quién.
No es ya viento, es el retrato
de un viento que se murió
sin que yo le conociera,
y está enterrado en el ancho
cementerio de los aires
viejos, de los aires muertos.
Sí le veo, sin sentirle.
Está allí, en el mundo suyo,
viento de cine, ese viento.

martes, 9 de diciembre de 2014

¡Incendio!

Lo primero que nos hemos encontrado todos los alumnos del pasillo azul esta mañana al pasar la puerta del Instituto ha sido a Julio con su característico silbato, ordenándonos que no pasasemos al edificio.
La tarde-noche del domingo al lunes un grupo de adolescentes habían entrado al instituto y provocado un incendio. El aula de informática está carbonizada, no se ha salvado ningún ordenador y el techo del patio exterior consta de un color negro debido al humo. El ordenador del departamento de idiomas también se ha visto afectado, han tirado piedras y escupitajos hasta destrozarlo, y la puerta del gimnasio guarda parecido con las paredes y el techo del exterior.
Hay diferentes versiones de la historia depende de quién las cuente; que han incendiado contenedores (de alguno amarillo sólo quedaban las ruedas), que han forzado puertas... Aunque es normal que cada uno cuente algo distinto, la historia va de boca en boca y siempre se olvidan e inventan detalles.
Suponemos que investigarán junto a la policía para justificar este acto de vandalismo.



Puerta de la izquierda, SUM Patricia Gamboa, y puerta derecha, aula chamuscada de Informática.



Contenedor de plástico derretido.